Este es el primero de una serie de posts que nos lleva desde el origen del lenguaje hasta la radio moderna y los nuevos medios.

Tratemos por un momento de regresar en el tiempo a la época del nacimiento del lenguaje.

Si aplicamos un poco de lógica,  seguro encontraremos que el lenguaje no pudo haber nacido de la necesidad de quejarse,  porque el solo hecho de llorar podría haber expresado cualquier sentimiento adverso.

El lenguaje tampoco debió nacer de la posibilidad de expresar alegría,  ya que la risa en los humanos y diversos comportamientos en los animales pueden suplir la necesidad de un elemento comunicacional basado en sonidos y símbolos.

Si usted esta de acuerdo con lo anterior,  seguramente estará a punto de llegar a la misma conclusion que yo.

NO HAY NECESIDAD DE LENGUAJE SIN UNA BUENA HISTORIA QUE CONTAR

Sin conocer lo que piensan los expertos en lenguaje,  me atrevería a asegurar que el comunicar sucesos e historias a través del lenguaje hablado fue la verdadera esencia del nacimiento de la simbología fonética e incluso de la comunicación jeroglífica de las antiguas civilizaciones.

Durante miles de años,  el conocimiento se transmitió de boca a oido como parte de la raíz de las historias que se contaban de generación en generación.

Las leyendas,  los mitos y los épicos relatos de los abuelos llegaron hasta nosotros en forma de símbolos fonéticos que nos acompañaban en una tarde calurosa mientras estábamos sentados en un sofa.

Las historias,  son sin lugar a dudas la base de la evolución y el desarrollo de las sociedades.

Hoy las historias se han transformado,  y aunque los nuevos canales de comunicación las restringen a segmentos de 15 segundos,  la imposibilidad de detener la evolución de la sociedad ha hecho que sigan vivas a pesar de la continua aparición de enemigos de la narrativa vestidos de soportes de la comunicación.

Es urgente volver a contar historias.  Es necesario regresar a la narrativa popular.  Es inaplazable rescatar la imaginación que escondían las palabras de los abuelos.

En camino a una reflexion mas profunda acerca de la radio y los nuevos canales sociales de comunicación,  queda una primera pregunta:

¿Es hora de utilizar los medios y canales existentes para rescatar la narrativa o el afán de simplicidad comunicacional moderna ya hizo de las suyas y el punto de no retorno ya se ha cruzado?

En el proximo post,  analizaremos porque es más importante la narrativa basada en la imaginación que la transmisión de mensajes repetitivos que hoy llamamos virales.

Continue con esta serie en camino a analizar como nos afectan los nuevos medios en este link.