Si bien es cierto que a través de la historia, la radio ha tenido múltiples enemigos y ninguno de ellos ha podido desplazarla, la realidad actual es diferente.

Los “antiguos enemigos” (la tv, el cine, etc), a pesar de amenazar a la radio como medio, nunca atacaron el canal, es decir, nunca trataron de modificar la predominancia de las ondas hertzianas.

Sin embargo, el mercado actual de los massmedia funciona distinto.

Hoy, hay un nuevo canal de comunicación. Un canal más participativo, democrático, más libre y con una característica especial: Esta absorbiendo la información que antes era propiedad de los medios que viajaban a través de otros canales.

Internet, la gran red, como nuevo canal de transmisión de información, no solo promete reemplazar a los demás canales, sino darles cabida a los medios de siempre en su ancho de banda, pero con una condición clara… La innovación.

Innovar, ser diferente, es un mito que se sigue oyendo en los pasillos de todas las empresas radiales.

Se puede innovar cuando las características musicales y de programación de las radios están soportadas en complicados estudios que estandarizan los gustos de los oyentes?

Se puede ser diferente en propuestas cuando la música que pone una emisora es exactamente igual a la de su competidor?

Puede una radio sonar distinto cuando la programación musical esta basada en algoritmos de rotación sistematizada?

Claramente la respuesta a todo lo anterior es NO… Pero el tema es aun mas trágico.

Algunos aun apuestan por la programación musical 100% exitosa, y es una jugada interesante, si no se tiene en cuenta que la radio no deja de ser un medio de “emisión lineal de audio”.

La radio,  un medio lineal

Si quiero oír la canción que sonará de tercera en la tanda de música de mi emisora favorita, debo necesariamente esperar a que suene la primera y segunda canción.

Mientras tanto, los nuevos competidores de la radio aseguran que el oyente consuma la música bajo demanda, saltando entre canciones y artistas hasta llegar a lo que prefiere.

Claramente la música ya no es la diferencia entre la radio y las nuevas plataformas, es mas, la música podría convertirse en una desventaja.

Qué quiere decir eso?

Quiere decir entonces que INNOVAR, ahora se trata de construir contenidos, de acabar con la dependencia de la música y construir un nuevo mercado que con el lenguaje apropiado y un poco de inventiva haga que nuestras emisoras se diferencien de todo el mercado sin importar cual sea el canal de transmisión que se use (radio fm, am, internet, tv, etc).

Llego el momento de encontrar gente de radio que vaya más allá de anunciar el titulo de la canción y leer mensajes de WhatsApp. Gente que tenga que decir y que contar.

Usted hace radio?

Le reto a que su próximo turno lo haga sin WhatsApp, apagando el computador, sin wikipedia ni paginas de chismes, sin hablar de los datos del artista que todo el mundo ya conoce…

Le reto a que haga la diferencia, a que use su imaginación para conquistar a los oyentes.

Recuerde que la música la tienen todas las emisoras y que la radio ya no es la dueña de los extintos “exclusivos musicales”.

La única diferencia entre su emisora y lo demás, son sus contenidos… Y me arriesgo a decir que no son esos cortos contenidos entre canciones que le ponen ritmo al sonido de su radio, sino contenidos fundamentados y creativos que lleguen incluso a reemplazar la música y a llenar cada vez más el espectro radiofónico.

Contenidos de verdad y no simplemente frases de marca repetidas entre canciones.

Si me preguntan si la radio sobrevivirá… yo contestaría: SI… Pero no como la conocemos.

Usted y yo, hacemos radio, y hoy,  el futuro del medio esta en nuestras manos.

Si comparte lo que escribo en este blog, lo invito a retarse a si mismo, si no lo comparte… Rápido, cierre esta ventana, abra wikipedia y busque la biografía del artista que esta sonando, le quedan como 10 segundos para decir lo mismo que ha dicho siempre cuando abre el micrófono.

Ahora entiende el titulo de este blog?

Se busca gente de radio con “güevas”

“Güevas”,  para arriesgarse a cambiar,  a experimentar,  a transformar el medio,  a entender que no se puede seguir dependiendo de la música para generar sintonía.

Y seguramente de la mano de la música,  deberá irse el dj como hoy lo conocemos,  para darle paso al verdadero prescriptor de contenidos.